lunes, 13 de diciembre de 2010

Strange week

La publicidad apela a lo peor que hay en nosotros, a nuestros instintos más bajos. 
Especialmente la publicidad de la radio. Allí, aparte de ofrecerte lo que aparentemente te ofrecen, lo que te están vendiendo es la posibilidad de dar rienda suelta a tu soberbia. 
- ¿Oye, fulano, no te habías apuntado a un curso de guitarra?
- ¡Por supuesto! (¿qué te habías creído, imbécil?) !Y ahora no solo soy capaz de emular al Hendrix y al Jimmy Page, además se me están afilando las facciones y se me está poniendo voz de Constantino Romero! 
Lo importante no es lo que logres, sino que puedas rebozárselo a los demás por la cara. 
Parece que la culpa de que la publicidad en la radio de escalofríos a cualquiera con un poco de sensibilidad la tiene la forma en la que se gesta. Se paga una cantidad (no muy alta) por el pack completo (creatividad y locución), así que muchas veces es el propio locutor el que acaba escribiendo cualquier cosa antes de grabarla. 
Por último, quiero llamar vuestra atención, (como si hiciera falta) sobre ese otro tipo de publicidad que pretende convencernos de que el mero hecho de comprar lo que nos venden nos convierte en integrantes de un club selectísimo. No solo les pagamos, además tenemos que poner la cama y presumir de haberles pagado. Ya empezó Antonio Banderas, que se desabotonó la camisa y se descalzó para decirnos que no era lo que tenía, que era lo que era, y ahora son los de la compañía esa aseguradora y sus trescientas variaciones del tema "soysoysoy", comenzando con el "eye of the tiger" si no me equivoco.
Pues nada.... Lo tendré que añadir a mi lista. Ya sabéis que según mi médico hay dos cosas que no puedo volver a oir nunca más en mi vida por el peligro que existe de que me explote la cabeza. A saber: Diana Krall (cualquier canción sirve), y "La salve rociera". Pues bien, le voy a comentar lo de incluir el "soysoysoy" que noto que me empieza a palpitar el ojo en cuanto lo escucho. 

Mención aparte para el anuncio de radio de Adriana Ozores para una leche con calcio. Se que todos habréis vomitado con el de televisión, pero por favor, tratad de escuchar el de la radio. Sin palabras. ¡Cómo pronuncia la palabra "huesos"! ¡Qué franca es esta mujer! ¡Qué de verdad nos dice las cosas! 

Nota breve: 

- Desde el dolor os recomiendo que si por lo que sea os entra un arrebato de acercaros por un salón del cómic (ya me imagino que a ninguna persona de bien le ocurre eso, pero por si acaso), no os cuesta nada pasar por la página web y echarle un vistazo a la programación. Eso os evitará ir el domingo varios años sucesivos, sin recordar que el domingo es el día del *@%to cosplay y el karaoke manga. 

6 comentarios:

TERESA VALERO dijo...

Jajaja! Ay, qué bueno! Tendrías que sacar un periódico que se llamara algo así como "Martillo de herejes" o "Cosas que hacen que la vida no valga la pena" o qué se yo!
El dibujo estupendo!

Raúl Arnáiz dijo...

Adriana. Es misteriosa, profunda, susurrante. Esa señora te habla de la leche como si le fuese la vida en ello.

Por suerte, oigo la radio sólo el rato que dura puesto el reloj despertador, pero se ve que es suficiente para saber más de una cosa innecesaria como esta.

Y el dibujo es feísimo, claro. Ya es que ni siquiera le das colorines.

Nabrazo, campeón.

juanki dijo...

yo con los poscast ahora ya me evito la publicidad de las radios Oski.

Pero alguien me puede decir porqué no no bajan el volumen por diioooossss!!!...

Oscar dijo...

¡Hola Juanki! Qué ilusión que te pases por aquí. Mi conclusión es que lo hacen para molestar, como casi todo lo otro que hacen. No bajan el volumen para molestar. Y su único objetivo es crear seres soberbios. Deberían hacérselo mirar. Yo también tiro de podcast, pero desafortunadamente parece que la ciencia que permite eliminar los cortes publicitarios de los podcast es una ciencia aún embrionaria. Si no, no se entiende por qué a veces dejan los anuncios y otras veces los quitan. Incluso alguna vez he oído un corte publicitario repetido uno a continuación de sí mismo,y, en programas de apenas una hora, el informativo entero de la emisora intercalado (que escuchado casi un año después tiene un interés si acaso arqueológico).
A Teresa y a Raul, impenitentes opinadores de este blog, os recuerdo que he encargado unas estatuillas para premiar tanta fidelidad y que os serán enviadas en cuanto las supervise y les pula la rebaba.

Raúl Arnáiz dijo...

Jajaja.

Anónimo dijo...

Por fin, después de muchos años de hastío y dejadez, hemos tenido la decencia desde este Siniestro Total entrar en el blog de nuestro gran, admirado, único, inclonable, idolatrado, OSCAR.
Nos han encantado tus dibujos, tus comentarios, y Óscar e Inés, están de acuerdo en lo de que Santa Clós irrumpe en nuestra casa impunemente.
Se os hecha de menos en las rías Bajas. Samil os añora.
Morten & Family