martes, 24 de noviembre de 2009

Las inquietudes inquietan

Yo soy el autor de dos de las mejores canciones de… bueno, iba a poner de la música pop de todos los tiempos, pero diré de la música pop española de todos los tiempos, que tampoco quiero ser pretencioso. El hecho de que las compusiera en la cama en el momento justo en que estaba empezando a dormirme y que no pudiera grabarlas ni contrastar por la mañana si en verdad eran tan increíblemente buenas como me parecieron en el momento en que las estaba imaginando no le resta nada de mérito, pero siempre me molestó no poder compartir esas dos pequeñas joyas con el resto de los mortales. Bueno, la cuestión es que eso no me hubiese ocurrido ahora, que tengo un móvil de esos que tiene grabación de voz. Esto ha sido lo que me ha permitido transcribir en su integridad la conversación que he mantenido con Dios esta mañana, instantes después de que éste se me apareciese en el ascensor:





Dios: Hola hijo mío (alterado al ver cómo se me demudaba la color) no te apures. Vengo a traerte  el SECRETO DE LA FELICIDAD
Yo: ¿Eh?
Dios: Iré directo al grano, que no me parece que seas un fan de la contextualización.
Yo: Se equivoca, yo…
Dios: Escucha, la felicidad es inversamente proporcional a lo conscientes que seamos de la cantidad de cosas que desconocemos.
Yo: ¿Mande?
Dios: Es lo que yo he dado en llamar la teoría del “Mundo Pequeño”.
Yo: ¿Qué dice?, ¿La Parvaterra? ¿Lo del Arnaiz?
Dios: Atiende. Se trata de vivir a lo pioneros, ignorando lo anterior. Como si todo estuviese empezando, sin nada con lo que compararlo. Te pondré un ejemplo: Solo consideraremos cine a las películas que aún no se hayan estrenado en salas y que hayamos conseguido en el peor de los formatos posibles, con pixel gordo y la voz un poco desacompasada y sonando a hueco.
Yo: ¿A lo screener?
Dios: Usted lo ha dicho. Eso y los que vienen en fundas de plástico con la fotocopia en color de la carátula. Ese será el único cine del que tengamos que preocuparnos. Nada anterior al mes en que nos encontramos. Eso nos permitirá estar al tanto siempre de todo lo que hay que saber.
Yo: ¿Y la lectura?
Dios: Totalmente desaconsejable. La sustituiría por siestas sin dudarlo un momento.
Yo: Empiezo a entenderlo.
Dios: Es mucho mejor para todo. No necesitamos saber de qué hablan en los informativos para poder dar nuestra opinión de cualquier cosa. “A ese le daba yo”, “vamos, no me jodas”, “pero ¿es que no hay nadie que le pegue un tiro a ese tío?”, “árbitro, cabrón”. Lo que se nos antoje. Si eliminamos los modelos de referencia, la vida es más fácil. Incluso podemos empezar a escribir poesía si queremos. O canciones. ¿Te imaginas poder escribir una letra ignorando la existencia de "Mediterráneo"?
Yo: Ya lo estoy viendo. Mire que versos tan sentidos: “Sentado en la barra fumando un cigarro…”
Dios: Es un mundo lleno de posibilidades. No hay límites para lo que un hombre (o una vasca, o un vasco) puede conseguir mediante la ignorancia proactiva. Es un poco como cuando el Outlook te pregunta si quieres archivar todos los mails antiguos y le dices que sí. Que no sabes muy bien lo que el programa ha hecho con ellos, y en la práctica no es muy diferente a que los borraras. A la preocupación inicial le sigue una gran sensación de liberación.
Yo: Que Dios me bendiga.
Dios: Bueno, ya veré, tú no me mandas.
Voz femenina de ascensor: “Piso 0”
Yo: Pues nada, le dejo aquí. Ha sido un placer. ¿Qué le iba a decir? ¿Le parece que haga proselitismo de esto?
Dios: Buenos Días.
Yo: Buenos Días.

9 comentarios:

TERESA VALERO dijo...

JAJAJAJA!!!! Reivindicación del vacío mental al hilo de nuestra última conversación comicomidera, eh? Brillante, como siempre. Si hubieras estado en París en el siglo pasado, tomando cafelillo en La Rotonde hubieras hecho grandes amigos...

Un abrazote!
Ter.

Raúl dijo...

¡Jajajaja! Qué risa, amigo.
Veo que tus últimos miedos han dado sus frutos. Si me lo hubieses contado así el otro día, me habría parecido menos triste.
Anímate, que 2012 está ya a la vuelta de la esquina, y El Señor hará una buena límpia de domingo.

Y me se ocurren otros versos contemporáneos maravillosos:
"caminando por la calle, yo te vi..."
Como este, cienes.

Nabrázo.

JDCanales dijo...

y...¿Entonces? ¿Es mejor ser feliz en la ignorancia o infeliz en la clarividencia?
¿Qué elegir: susto o muerte?
¡Ays! necesitaría saber dónde está ese ascensor...
Nabráaa
J.

moephisto dijo...

Jejejeje, genial!! como siempre amigo mio. Me pareció relamente bueno. Le admiro, señor, no le idolatro.

un abrazo

Félix dijo...

Esta es la letra de "No te cambio por ninguna", de Luis Fonsi:

Rompes todos mis esquemas
Cambia el rumbo de mi vida
Dueña de mi economía pero vaya simpatía
Te regalo el universo y hasta un millón de versos.
Y por ti querida mía aguanto la tontería.

Coro:
No te cambio por ninguna eres todo lo que quiero
Ni siquiera por la luna, que se queje el mundo entero
No te cambio por ninguna eres todo lo que quiero
Ni siquiera por la luna, que se queje el mundo entero…
Delere… yee… delere…

A tu sonrisa vale oro
Y tu pelo ni se diga
Pero lo que mas me gusta es tu bellografía
Tus ideas me convencen
Sabes bien lo que hay que hacer
Pero lo que mas me gusta es tu forma de querer

...

Dominic Philibert dijo...

Great work!

Oscar dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Teresa: Ya te dije lo que pensaba de tus comentarios mañaneros. Nunca te lo acabaremos de agradecer lo suficiente. Creo que hablo por todos.

Raul: Más que miedos, o tristeza lo que tengo es hastío y una dosis casi diaria de estupefacción. Lo triste de los versos "sentidos" es que son el arranque de "Rosas Negras", el mayor hit que tuvo mi grupo. Yo no tuve nada que ver con la letra, pero asumo la culpa como si hubiera tenido que ver. Teníamos 18 años y andábamos demasiado preocupados por aprender a tocar los instrumentos como para poner atención a las letras. Supongo.

Juan: Pues últimamente me empiezo a plantear que de verdad, en manos de algunos la ignorancia buscada es un arma analgésica poderosísima. Lo malo es que cuando ya te tomas la píldora roja, creo que no hay marcha atrás, que si no...

Moe: Yo sí te idolatro. Bien lo sabes, ladrón.

Félix: Me congratula ver que tú también tienes a Luis Fonsi en tu punto de mira, creo que sin que lo hayamos hablado nunca. Es un fenómeno realmente inexplicable, como la existencia de Amaia Montero, Camela o el puto Melendi.

Dominic Philibert: Supongo que ha sido un error el que hayas entrado en mi blog y hayas considerado mis rayajos como Great Work, sobre todo viendo lo que tienes tú en el tuyo. Creo que al igual que me niego a hablar de la escultura de Miguel Ángel voy a obviar comentar tus dibujos porque me pongo malo y porque no tengo adjetivos que estén a la altura. Un abrazo, eso sí.

Guillermo P. Mogorrón dijo...

Hey, Dios tampoco ha descubierto la sopa de ajo, pero se agradece que nos confirme lo que ya sabíamos.
Por otro lado, aunque te veo siempre modesto con tus dibujos, el que acompaña el texto me gusta muchísimo.

Max dijo...

jjaja brillante, te felicito
pasate http://www.relatosdeundesquiciado.blogspot.com/