viernes, 30 de octubre de 2009

Mrs.McNulty raised no fools




Cuando ví en el cine “Desmontando a Harry” de Woody Allen recuerdo que la idea en la que se basa la película (un escritor escribe una novela y en ella habla de casi todos sus conocidos y lo oculta torpemente cambiándoles el nombre pero poco), me pareció muy graciosa pero no muy preocupante. No me parecía probable que yo me encontrase nunca en una situación así. Claro que entonces no teníamos los blogs. El problema ahora suele ser que, escribes una cosa (generalmente por la noche), le das al botón de publicar, te vas a acostar y cuando te levantas por la mañana y por supuesto entras en el blog para ver lo bien que tú piensas que te quedó, te sueles encontrar que el texto no te gusta del todo, que hay alguna cosa que ahora a la luz del día te das cuenta que quizá no deberías haber escrito, y… lo cambias inmediatamente, sí, pero parte del mal ya está hecho (ves que ya lo han visto al menos 20 personas, y que alguna ya ha dejado comentario). El problema de ser esclavo de lo que decimos, ahora con la posibilidad de dejarlo por escrito. En los últimos meses, todo lo que tenía ganas de escribir resultaba un problema por la posibilidad de que acabaran leyéndolo las personas implicadas. Nada demasiado importante, nada demasiado grave, pero si cosas que no les gustaría leer a los protagonistas. Que no me gustaría leer sobre mí en el blog de otro. Cosas que no van a ninguna parte si las cuentas a alguien que ni siquiera tiene por qué conocer al aludido, pero que pueden resultar crueles leídas por el implicado en la soledad de su habitación. Esa es la realidad, amigos, aquí podréis encontrar reflexiones más o menos tontas sobre temas generales, los acostumbrados artículos en que el título, el dibujo y el texto no tienen nada que ver en absoluto, un poco de autobombo cuando toca... pero la carnaza, las historias humanas realmente interesantes habrá que dejarlas para cuando nos veamos en directo y os lo pueda contar sin miedo a dañar a nadie.

3 comentarios:

Raúl dijo...

Tan criptic como siempre, amigo. (;> jaja.

Pero con talento para decir tanto sin decir realmente nada.
Para crear espectación sin dar la más mínima información de qué o quién hablas.
Y para que ahora yo me tenga que joder y esperar a la próxima comida en la que el señorito se digne presentarse, para sonsacarle de qué rayos habla en este post (porque no pienso llamarte por teléfeno, ni por messenger, ni nada de nada, tú no mandas en mí).

Ahora te dejo, que voy a ver si escribo un post sobre una barbaridad de la que no puedo hablar, sobre un amigo del que no quiero hablar.

Siempre un placer leerte, después de tanto tiempo. (;>
Nabrazo, mon pote.

Robledo dijo...

Y eso si se presenta el puñetero a la próxima comida XDDDD. Yo te entiendo bien, por eso en el blog (el mio y personal, en el que pone robledo en la parte de arriba) procuro no poner más de cinco frases seguidas, por lo que pueda pasar... a ver si como tú, me animo y subo unos dibujos galácticos, abrazaco!!!

Anónimo dijo...

¿Seré yo a quien tenías intención de poner de vuelta y media?
MMMMMmm....estás creando desconfianza jajajaj
Nos quedamos todos con la duda "maluno".Impresionante Gaius y Caprica. Me quedo sin palabras una vez más.

Besos