martes, 29 de mayo de 2007

Trying' the Jose Ramón Sanchez way


Hola niños y niñas. Después de una temporada vergonzosa en que no he pasado por aquí (ni por casi ninguno de vuestros blogs, perdón), vuelvo con la sana intención de actualizar más a menudo (ya se que estas palabras se volverán contra mí en muy poco tiempo, ya lo se).
Bueno, el caso es que estaba yo esta tarde con lo que viene siendo mi progenie y, enfrentado al papel, con el rotulador que ellas me habían facilitado, se me ha ocurrido responder a su petición de que dibujara un "ñiño" a la maniera del recordado Jose Ramón Sanchez (recordado no porque haya muerto, que espero que no, sino porque le recuerdo). Esto es, empezando el dibujo por cualquier sitio, sin construcción ninguna, tratando de que cada trazo valga (ya que no se vale borrar). El niño tiene pintas un poco raras, pero eso es fruto de la cantidad de complementos que me veo obligado a ponerle a cada dibujo, siempre a petición de mi público agradecido. Ya sea un ñiño o un elefante, o un pipi, siempre tengo que ponerle gafas, pendientes, pestañas, etc. Dad gracias que esta vez logré convencerlas para no ponerle un bigote.
Bueno, esto es la justificación del dibujo. Vamos ahora al tema que me interesa realmente:
¿No estamos llegando un poco lejos con los anuncios de televisión? Vale, es un comentario tonto, aplicable a anuncios de cualquier época, pero estoy empezando a notar un cierto enrevesamiento en los slogans que no creo que sea casual. Me explicaré: Kalia Vanish oxi-action cristal white. O sea, ¿Es que Kalia Vanish no definía lo suficiente el producto? ¿Al añadirle lo de oxi-action pensaron que aún le faltaba algo?
También está el anuncio del Coronado, del nuevo bio, que se llama Activia y tiene actiregularis. Pues nada, muy bien. Supongo que eso es porque ahora ya no tienen elecaseinmunitas o como fuera aquello.
Además, el otro día vi uno de un coche (no puedo especificar) que tenía un diferencial antiblocante de Tarson o algo así. Creo que utilizan la táctica del esternocleidomasteoideo para que se nos grabe a fuego en la memoria.
Ya está. Vale por hoy.
Chinpón.

5 comentarios:

Gabor dijo...

jajaja que guay, jose ramon, que recuerdos! aunque lo de jose ramon tenia trampa, si te fijabas bien, cuando estaba dibujanto se veia un leve trazo de lapiz "light blue".
A lo peor te he jodido un recuerdo guay, como el de que espinete movia los dos brazos sin ayuda de un hilo de nailon(uy perdon de nuevo!)

Y los de los anuncios no tiene nombre! jaja yo aun lo estoy flipando con Richard claydermann en su piano sin control..X(

El jota dijo...

Hombreeeeeeeeeeeeeeee

Bienvenido seas, hermano

SalBa Combé dijo...

Que no estba muerto, No, no. Que estaba toamndo cañas, Lere lere.
Bueno, pues eso que me alegro que des señales de vida, el dibujo, por lo menos es interesante y el texto no se queda atrás.
A ver si no pasan otro eón hasta tu próximo post. Un abrazo y hasta pronto.

Cris dijo...

je je me parto con el dibujo.. me alegra que estés de vuelta.De lo de los anuncios y los nombres de las cosas.... bueno... desde hace tiempo que los llaman de x formas tan enrevesadas y complicadas para que sean como mas pijo cool que yo me imagino a nuestras madres pidiendo x cosas en la tienda que se traen fijo de todo menos de lo que quieren. A mi me da vergúenza pedir algo tipo: "cuchillas de afeitar mega fresh doble cuchilla con suavizante de aloe vera y mando propulsado de Willkinson" del que te deja la cara como el culo del bebe...por ejemplo.... también he visto que otras piden las cosas así: hija, dame la colonia esa que en el anuncio sale una encima de un coche y se abre un ascensor... ¿¿¿¿?????

atajou dijo...

El mundo de los anuncios televisivos es un universo aparte. A mí me parece que de lo que televisan es de lo más currado. La pena es que siempre ponen los mismos y a todas horas y en el momento en el que deberían estar poniendo el final de la película que estabas viendo.

En esto como en todo hay algunos que dejan huella y otros no tanto. Recuerdo uno de un coche en el que ella le lleva a él al aeropuerto. Él es de los que organizan todo. Cuando está bajándose del coche en la puerta de la terminal, le dice a ella: y el año que viene nos casamos. Ella, no dice ni pio, pero conduce el coche y hace con él "movimientos extraños". La última imagen del anuncio es una vista aérea, como la que sin duda ve el novio desde el avión, en la que se ve un NO gigante hecho con las rodadas y frenazos de los neumáticos.

Como me hizo ver un amigo, este tipo de anuncios tan buenos tienen un problema y es que al final te acuerdas del anuncio pero no de la marca de lo que anuncian, con lo cual son, publicitariamente hablando, un fracaso.

Los de detergentes son asombrosamente infumables y creo que aún no he visto ni uno que me parezca digno de mención. En particular me revienta sobre manera que de la ropa -o de la nada- salgan mujeres futuristas o ,con más frecuencia, hombres trajeados para demostrarle a la pobre mujer protagonista del spot que su camisa no está blanca porque no usa lejia "El Tero" conocida en el mundo entero y que su cocina no está desinfectada porque no usa detergente "El Cascajo" (descubierto ya hace muchos años por Ibañez: o limpiadas con cepillo o limpiadas con estropajo, relucirán sus sartenes con el jabón El Cascajo).

Al final el truco de los nombres enreversados y larguísimos funciona más o menos porque es verdad que te has acordado del nombre de la famosa Kalia sin embargo, aunque eres capaz de acordarte del modelo de diferencial, no sabes en qué coche lo montan.

Lo que te digo un mundo aparte, un universo paralelo donde hay mucho más curro del que se ve a simple vista.